Alimentación

Hablemos de pan!

Desde hace un tiempo estoy con la idea de hacer alguna nota sobre el pan, que es un alimento que genera cierta polémica porque es muy rico pero tiene un sin fin de peros.

El pan común que solemos comer, el que compramos en las panaderías y en los supermercados es de harina de trigo (en el mejor de los casos integral), es carbohidrato en toda su expresión, las dietas para adelgazar lo eliminan, las dietas saludables no lo recomiendan y las personas celíacas no lo pueden comer. Aún con todo esto a todos o a casi todos nos encanta el pan.

El placer del aroma de un pan recién horneado es una delicia de la que es difícil despedirse, por eso decidí probar varias recetas con la idea de hacer un pan casero más saludable pero sabroso y que cubriera las expectativas que tenemos al pensar en pan. Me hice de distintas harinas (trigo integral, almendras y mezcla especial para celíacos) probé tres recetas de panes que me encantan: croissant, brioches y pan rústico con y sin frutas secas (en notas aparte voy a pasarles las recetas).

Lo primero que les puedo contar es que con la harina de almendras no se puede hacer pan porque la mezcla que sale no queda con consistencia de masa, sin embargo salió un rico biscocho parecido a los biscottis italianos de almendras.

Ahora hablando propiamente de pan, comencemos con la aclaración de que las recetas de mezcla especial sin gluten siempre van a ser menos esponjosas, además es importante que tengan en cuenta usar levadura fresca porque permite que la textura del pan sea mejor, esta mientras más ácida o fermentada va hacer que el gluten sea digerido de una mejor manera por nuestro cuerpo. Los mejores panaderos utilizan masa madre para fermentar, yo no lo probé aún pero cuando lo haga le contaré como me fue.

Las recetas de trigo integral, sin bien son más rústicas en textura que la harina refinada no tienen grandes diferencias con las versiones de siempre. En cuanto a las opciones sin gluten la receta que mejor se dio fue la de los brioches, que mantuvieron la textura y el sabor idéntico a las de trigo, así mismo una combinación que se me dio al azar fue la mezcla especial sin gluten + harina de almendras  que dio un pan muy suave, semi dulce libre de azúcar y gluten.

En cuanto a los croissant se merecen una nota aparte, así que más adelante les contaré detalles de las masas, recetas y sus tips.

Espero que se animen a probar estas opciones y que sean alternativas reales para aquellos que no pueden consumir panadería con gluten.

Hasta la próxima!!!!