Actualidad

Incorporar el cambio y no morir en el intento

Cuando buscamos información con la intención de incorporar un cambio en nuestra alimentación encontramos una inmensa variedad de propuestas; por un lado está la ya clásica propuesta vegetariana en la que se desincorporan las proteínas animales y los lácteos, por otro lado el veganismo con sus ideas de la comida viva y otras opciones como la paleo dieta o el método clean, por nombrar algunos.

Todas estas propuestas en algún momento me han animado y he tenido el firme propósito de adoptarlas como estilo de vida, pero luego me he dado cuenta que en la práctica se me hace imposible lograrlo. Por un lado en la mayoría de los casos todas las recetas tienen ingredientes difíciles de conseguir y que además tienen costos que se salen del presupuesto de cualquier persona.

Las recetas que voy a publicar en este blog son adaptaciones mías de distintas propuestas que voy encontrando, intento evitar estas dos situaciones que en realidad a la mayoría nos hace  regresar a los hábitos de siempre que no son los mejores.

En mis adaptaciones lo primero que busco es que los alimentos conserven de alguna manera esos sabores que mi paladar mal acostumbrado reconoce como deliciosos cumpliendo con lo básico de una alimentación saludable, es decir, evitando las harinas refinadas, el trigo, el azúcar y las grasas saturadas.

Por otro lado, pienso que para que una receta sea perfecta tengo que poder comprar la mayoría de los ingredientes en el supermercado y la verdulería (frutería) donde siempre compro sin excederme de mi presupuesto, ya se que lo ideal es comprar orgánico o cultivar pero hay una realidad no todos tenemos espacio para cultivar nuestros alimentos y comprar orgánico no es accesible para todos.

Espero que se animen a hacerlas y que disfruten.

Foto cortesía de: http://www.freejpg.com.ar/